jueves, 2 de julio de 2015

Sugerencias para el Autoperfeccionamiento

Cuando la organización en la que trabajas no ofrece un programa de formación regular, es necesario que te crees tu propio plan de perfeccionamiento, en caso contrario te arriesgas a quedarte estancado y anticuado.





Crea una declaración de intenciones propia. Al igual que las declaraciones de intenciones de las empresas, una declaración de intenciones personal debería indicar el tipo de empresa en la que se quiere trabajar y el papel que se quiere desempeñar en ella. Esta declaración tiene que ser modificable a lo largo del tiempo y no ser como un mandamiento que haya que cumplir ciegamente sin que importen los factores situacionales o personales. El mismo proceso de desarrollar la declaración puede ser más importante que la propia declaración que resulte, debido a que quizás revele valores y preferencias personales de las que uno mismo no hubiera sido consciente.


Responsabilizarse de la propia dirección y crecimiento. No deben ponerse todas las esperanzas en los programas de perfeccionamiento que proporcione la empresa. Las circunstancias cambian, y algunos peldaños de las trayectorias profesionales pueden quedar suprimidos como consecuencia de una reducción de plantilla o de una reestructuración de la empresa. Tales cambios pueden resultar catastróficos para las personas que hayan puesto su futuro completamente en manos de la empresa.

Hacer del crecimiento, más que de la promoción, una prioridad. La reducción de niveles de responsabilidad, así como la reducción de plantillas, significa que habrá menos oportunidades de ascender en los próximos años, hoy en día las trayectorias directas a los codiciados niveles de dirección son escasas. Es mejor aceptar esta realidad y buscar oportunidades de ampliar las habilidades propias a corto plazo, ya que a largo plazo esto terminará en un ascenso.

Hablar con aquellas personas que ocupan puestos a los que se aspire. Las personas que estén ocupando en este momento el tipo de puesto de  trabajo que se desea obtener en el futuro, pueden proporcionar conocimientos muy valiosos con respecto a lo que dicho puesto realmente es, y lo que se debe hacer para llegar a ese nivel. Hablar con las personas es también una buena manera de establecer contactos profesionales y de que estas hablen de uno.

Fijarse objetivos razonables. Al igual que con cualquier compromiso importante, lo mejor que se puede hacer es fijarse objetivos asequibles a lo largo del camino hacia el objetivo final. Es muy importante que estos "miniobjetivos" sean razonables y asequibles. Esperar grandes resultados en muy poco tiempo puede conducir a la desilusión y al fracaso.

Hacer de la inversión en uno mismo una prioridad. Las actividades de autoperfeccionamiento pueden necesitar del estudio de uno mismo, participación en talleres de trabajo, asistencia a seminarios y la realización de entrevistas a directivos y otros profesionales.
Cuando uno debe hacer múltiples tareas que requieren gran cantidad de tiempo y atención resulta fácil renunciar a las actividades de autoperfeccionamiento. Es importante recordarse a uno mismo que estas actividades son, en realidad, inversiones en nosotros mismos y en nuestro propio futuro, y que nadie las hará por nosotros.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada